Infidelidad psicologo gabriel lopez

INFIDELIDAD: Consecuencias, Causas y Estrategias Para Superarla

La infidelidad es considerada uno de los principales motivos de separación en las relaciones de pareja, en el siguiente artículo te explico sus consecuencias, causas y algunas estrategias para superarla.

Un acto de infidelidad

Es común creer que hay consenso respecto a lo que es un acto de infidelidad, sin embargo, para algunas personas basta con que su pareja mire pornografía a solas, para otras, que publique fotos sugestivas por redes sociales, hay quienes pensarán que un único encuentro sexual es suficiente, e individuos que se sienten engañados sólo si su ser amado sostiene una relación paralela durante un periodo de tiempo.

En una pareja abierta por ejemplo, no se acusa a ninguno de los integrantes de ser infiel por tener sexo con otras personas, pero sí por mantener una relación sentimental con ellas. Por otra parte, los que gustan hacer intercambios de pareja como elemento de su vida erótica, suelen considerar infiel a quien participa de encuentros sexuales sin el consentimiento y/o participación de su cónyuge.

Así queda claro que la percepción de lo que es una conducta infiel es relativa a cada individuo. Depende de su sistema de valores, desarrollo emocional, creencias acerca del amor, idealizaciones que ha hecho de su pareja y del tipo de vínculo que tienen. También de los acuerdos que se hayan establecidos entre ambos, es decir, explícitos, y aquellos implícitos, que se suponen más no se han expresado de forma clara y concreta.

Dos tipos de infidelidad

Para algunos teóricos existen dos tipos de infidelidad. La infidelidad sexual, donde las relaciones con terceros están basadas únicamente en el deseo y el sexo. Segundo, la infidelidad emocional, que se refiere a los vínculos afectivos de índole erótico por fuera de la pareja sin que haya contacto sexual. Siguiendo esta lógica se podría hablar de la infidelidad mixta, haciendo referencia a las relaciones alternas tanto sexuales como emocionales.

Para mayor claridad, cuando se habla de infidelidad emocional se quiere decir que hay deseo y cariño hacia alguien diferente al ser amado, pero con quien no se han tenido encuentros sexuales. Algunas personas podrían considerar que no se trata de un comportamiento infiel. Lo cierto es que en estos casos hay riesgo que se presente una infidelidad sexual, cuando no se pueda contener más el deseo o los involucrados se encuentren en una situación emocional compleja con sus respectivas parejas.

Entonces, ¿Qué es la infidelidad?

A pesar de lo expresado anteriormente sí hay un punto en el que parece haber coincidencia: la infidelidad es el incumplimiento de un acuerdo afectivo y/o sexual preestablecido, según la clase de relación de pareja escogida. Que en las uniones monogámicas consiste en la inclusión de un tercero, con lo cual se afecta la exclusividad amorosa y/o erótica. En el resto de este artículo me centraré en este tipo de relación.

Consecuencias de la infidelidad

La infidelidad comúnmente genera efectos adversos en ambos integrantes de la pareja, aunque lo habitual sea que la persona «ofendida» sea quien entre en crisis y solicite la atención psicológica online, porque las idealizaciones que ha hecho de su compañero(a) y los ideales que tiene acerca del amor se han fracturado. Sus creencias (en especial las irracionales) se han topado con evidencia real de que el amor en ocasiones es doloroso y el ser amado idealizado también falla, lo cual genera confusión y malestar emocional.

Esto le lleva a desmeritar los aspectos positivos de su pareja, a despreciar los buenos momentos vividos, olvidar las razones por las que le escogió como su ser amado, ignorar sus explicaciones acerca de la infidelidad y sentir decepción e ira. En otras palabras, debido a este error o falta particular comienza a estimarle de forma global negativa, con ideas como «Me engañó, así que es una mala persona y no vale la pena perdonarle ni mucho menos continuar a su lado».

Infidelidad y autoestima

Para quienes padecen de autoestima desmesurada, es decir, sobreestiman sus propias cualidades y virtudes, la infidelidad de su pareja les resulta particularmente molesta porque no hayan razón alguna posible para «haberles hecho eso a ellos». Debido a que consideran que por su sola existencia su ser amado tiene la obligación de darles todo su amor, atención, cuidados e incluso obediencia.

Por otra parte, quienes tienen autoestima baja y suelen devaluarse a sí mismos, se reprochan el no haber dado lo suficiente o carecer de lo necesario para mantener el compromiso de sus parejas, acusándose de ser poco atractivos, incompetentes en el aspecto amoroso, deficientes compañeros sexuales, innecesarios, entre otras cosas. De este modo se sienten culpables del incumplimiento al acuerdo de exclusividad por parte de su compañero(a) sentimental.

Estas posturas se traducen en expresiones como: «es imposible que esto me esté pasando», «cómo se atreve a hacerme esto», «no merezco esto porque hice todo bien», también, «si en verdad me amara no me hubiera engañado», «porque me traicionó puedo concluir que todo lo que dijo e hizo fueron mentiras», «me fue infiel porque tiene algo muy malo adentro», o, «me fue infiel porque yo no valgo lo suficiente», «de seguro la otra persona le da todo lo que yo no puedo darle», «yo tengo la culpa de su infidelidad por no haberle dado todo lo que quería».

Infidelidad e Ideas Irracionales

Estas ideas demuestran que se le atribuye un significado catastrófico, absolutista y polarizado a la infidelidad. Se aborda la situación con una visión de todo o nada, en la que sólo hay mentiras y ninguna verdad, una víctima y un victimario, un culpable y un inocente, una falta y por consiguiente un castigo.

De este modo quien se siente «traicionado» se victimiza y quiere que la otra persona pague por lo que hizo. Sus emociones se desbordan y empiezan los llantos, los reproches, las amenazas y privaciones. La desconfianza llega a niveles insospechados y se asumen actitudes persecutorias, así como hostigamiento para que pida perdón, también, presión para que se someta y cumpla todas las demandas que se le haga, porque se piensa que sólo así reparará el daño que hizo, lo que se conoce como chantaje emocional.

En otras palabras la «víctima» se convierte en «victimario». Sin contar que en algunas ocasiones se presiona a la persona que fue infiel para que relate los detalles más «inmorales» de la infidelidad, con el propósito de demostrarle repugnancia y hacerle sentir culpa por su «cochinada». En otros casos se le insulta, humilla o agrede físicamente, utilizando el propio dolor emocional como excusa.

A su vez, enterarse de la infidelidad alimenta otras ideas irracionales como: «volví a fracasar en el amor», «ya nadie ama de verdad», «siempre me defraudan», «nunca volveré a enamorarme», «todos los hombres son iguales», «todas las mujeres son iguales», o, «la próxima vez me aseguraré que no me la jueguen, controlaré todas sus acciones y exigiré que sólo me dedique tiempo a mí». Es por esto que recibir el acompañamiento del psicólogo en línea es crucial en estas situaciones.

La persona infiel

En cuanto al integrante que fue infiel, sus actos suelen ocasionarle culpa, miedo y confusión. Dependiendo del tipo de infidelidad se debate entre parar o continuar, ocultarlo o contarlo, seguir con la relación inicial o darle una oportunidad a la nueva. Se plantea interrogantes como: «¿por qué fui infiel?», «¿vale la pena continuar haciéndolo?», «¿es señal que necesito un cambio en mi vida?», «¿qué siento realmente hacia mi pareja en este momento?».

Puede entrar en una crisis porque su comportamiento confronta sus propios sentimientos, principios, proyecto de vida y el concepto que tiene de sí mismo, de su pareja y de su relación, en ocasiones incluso su orientación sexual. El remordimiento puede ser tan alto que le lleva a separarse antes que comentar lo sucedido, o, someter su voluntad a las exigencias de la otra persona para «purgar el mal que ha hecho». Su reacción depende del sistema de ideas racionales e irracionales que tenga acerca de la infidelidad.

Es verdad que hay personas que luego de ser infieles se justifican y no reconocen su responsabilidad en lo sucedido, pero esta postura es un indicio del sistema de valores que guían sus acciones y del estado actual del vínculo, circunstancias a tener en cuenta para la toma de decisiones, como lo explicaré más adelante en las estrategias. Ahora pasemos a las causas.

Causas de la infidelidad

Son múltiples las variables que pueden influenciar a una persona a tomar la decisión de ser infiel, como aspectos personales o de la pareja, las circunstancias actuales de la relación, o las creencias y hábitos inculcados por su familia de origen y la sociedad a la cuál pertenece. A continuación abordaré algunos de estos factores.

Infidelidad y Sociedad

En Latinoamérica y en las sociedades occidentales en general, se tiene la tendencia a admirar a los hombres que tienen la «capacidad» de acceder sexualmente a varias parejas, gracias a su buena apariencia física, habilidades seductoras o poder adquisitivo. De cierta forma se percibe este comportamiento como símbolo de virilidad y estatus. Por el contrario, a las mujeres que tienen varios compañeros sexuales se les menosprecia, porque son consideras fáciles o libertinas.

Esta doble moral no determina que los hombres sean infieles, sin embargo, sí los inclina a tener una actitud más relajada respecto al desliz masculino, al mismo tiempo que les inculca el rechazo tajante al traspié femenino.

Paradójicamente también afecta la disposición de muchas mujeres respecto a la infidelidad dependiendo del género, que se ve reflejada en comentarios como «es un hombre, qué se puede esperar, no es raro que se acueste con otras», cuando no ha sido infiel el compañero sentimental de la mujer que habla, también, «si se acostó con otro es porque es una cualquiera», cuando no es ella la que está siendo señalada socialmente.

Hay familias donde se conoce la infidelidad del padre y se sobrelleva en silencio, acallando el dolor de la madre, si ella misma no considera que es su obligación aceptar la conducta de su cónyuge. Así se infunde en los hijos e hijas el machismo y la misoginia. A ellos se les inculca la creencia que deben ser los amos incuestionables en sus hogares y a ellas que deben ser sumisas y condecendientes con todo lo que sus esposos hagan.

Algunas personas han roto estos paradigmas, sin embargo, especialmente en la gente joven, han surgido nuevas ideas que predisponen a ambos integrantes a cometer actos infieles. Por ejemplo, creer que tener relaciones sexuales por fuera de la pareja es producto de un impulso natural y por ende inevitable, que la infidelidad todos la practican, que a los seis meses el sexo se vuelve rutinario y justifica ser infiel, o, que es mejor ser felices los cuatro que vivir aburridos los dos.

Infidelidad y Situación de la pareja

Centrando ahora la atención en la situación de la pareja como motivo, cabe recordar las palabras del psicólogo Aaron T. Beck:

 «La infidelidad no necesariamente es la causa de debilitamiento de una relación, sino que incluso puede ser el síntoma de una relación ya vacilante.».

Producto de una relación en peligro por la disminución del amor romántico, la falta de comunicación y entendimiento mutuo, el estrés en ambos integrantes derivado de las obligaciones diarias, el inadecuado manejo de problemas externos como el desempleo, etc.

Por ejemplo, la inapetencia sexual de uno de los miembros puede ser interpretada como rechazo por la otra persona y derivar en un desliz, que parte de un conflicto de intereses cuando se desconoce la verdadera naturaleza del problema y cómo solucionarlo. Cabe aclarar que la falta de deseo sexual tiene razones orgánicas (como alteraciones hormonales) y psicológicas (como ansiedad o bajo estado de ánimo). La comprensión, el diálogo y la ayuda profesional son necesarios en estos casos.

Por otra parte, algunos individuos buscan por fuera lo que ya no encuentran dentro de su relación, así, son atraídos por la oportunidad de participar nuevamente en el juego de la seducción, sentirse atractivos y deseados, vivir una situación excitante con el valor agregado de lo «prohibido», experimentar otras maneras de tener sexo o revivir prácticas sexuales que no realizan en la actualidad con su pareja.

Aspectos personales

Finalizando con las causas, mencionaré que entre los aspectos personales que conducen a una infidelidad se hayan la frustración en el ámbito profesional y la llamada crisis de la edad madura. En ambas situaciones se recurre a un amorío para compensar la falta de autorrealización o la «pérdida» de la juventud, también, como reflejo del deseo de hacer cambios con miras a mejorar las condiciones de vida, aunque en algunos casos resulte en el empeoramiento de las mismas.

Estrategias para superar la infidelidad

Vimos que las consecuencias y las causas de la infidelidad son muy variadas. Seguramente te has identificado con algunas de ellas, aunque habrán quedado otras sin abordar debido al tamaño limitado que tiene un artículo. Por consiguiente las estrategias que expondré a continuación se pueden aplicar a uno o varios factores, pero si necesitas asesoría para tratar tus circunstancias particulares no dudes en ingresar al menú «Solicita tu cita» para pedir tu sesión de psicoterapia online.

Como bien se sabe es mejor prevenir que lamentar, empezaré por ahí:

  • Habla con tu pareja lo que significa la infidelidad para cada uno, luego definan de forma clara y concreta los acuerdos de exclusividad en la relación. No den nada por sentado ni dejen cabos sueltos.
  • Si existen otros problemas actuales en la relación programen citas de diálogo para buscar soluciones. Si identifican que no logran resultados por sí solos empiecen un proceso de terapia en pareja.
  • Sigue las recomendaciones que te dejé en el artículo «Conservar vivo el amor, ¿San Valentín todos los días?».

Si sientes tentación de realizar un acto de infidelidad ten en cuenta que:

  • Si lo haces traicionarás tus propios principios y tu compromiso.
  • Deteriorarás la confianza que tu pareja ha depositado en ti.
  • Pregúntate: ¿Cuáles son las otras posibles consecuencias de tu acción?
  • ¿Cómo afectará a tu pareja?
  • ¿Cómo te vas a sentir después de hacerlo?
  • ¿Por qué vas a hacerlo?
  • ¿Intentas compensar otro aspecto de tu relación o de tu vida?, si es así, ¿existe una solución al verdadero problema?

Si tu pareja ha sido infiel te recomiendo que:

  • No tomes decisiones impulsivas, cuya motivación sean las emociones del momento.
  • Busca una manera de desahogarte sin hacerle daño a otras personas, preferiblemente hablando de tus sentimientos. El psicólogo en línea es todo oídos.
  • Cuando te hayas desahogado permite que tu pareja te explique las razones de la infidelidad desde su punto de vista, escúchalas y analízalas, no las desheches de inmediato.
  • Esfuérzate por recordar los motivos por los cuales le escogiste como tu ser amado, al igual que sus aspectos positivos y los buenos momentos vividos. Sé que es difícil ahora, más no es imposible.
  • Aprovecha esta coyuntura para hacer un balance de la relación, piensa concienzudamente en los aspectos positivos y negativos, así como las ventajas y desventajas de seguir juntos. Hacer listados por escrito ayuda a aclarar las ideas.
  • Si tu pareja se justifica y no acepta su responsabilidad, ten en cuenta este comportamiento suyo para reflexionar sobre los valores que comparten y las características de la persona que elegiste. Incluye las conclusiones en la toma de decisiones.
  • Aborda la situación sólo con tu pareja, porque la influencia de personas allegadas a los integrantes puede complicar las cosas. Es decir, sé prudente y no cuentes a diestra y siniestra lo que está sucediendo. Recuerda que es algo íntimo entre dos personas adultas.
  • Controla tus pensamientos catastróficos, absolutistas y polarizados. Aquí te dejo algunos ejemplos:

         En vez de creer que «no merezco esto porque hice todo bien», piensa que tu pareja cometió un error, no hizo el acto de infidelidad pensando en castigarte, como tampoco te premia siendo fiel. Además, considera la posibilidad de que tú también estés cometiendo errores en la relación.

         Reconsidera que «porque me traicionó significa que todo lo que dijo e hizo antes fueron mentiras». Acepta que un acto en particular no define todo el complejo sistema de pensamientos y emociones que caracterizan a una persona. Además, las ideas y sentimientos cambian con el tiempo.

         Antes de concluir que «me fue infiel porque yo no valgo lo suficiente», entiende que ambos se escogieron mutuamente, por tanto, es razonable pensar que en algún momento tu pareja admiró tus cualidades. De paso aprovecha para empezar a aceptarte tal como eres.

  • Como última recomendación de este artículo, si se ponen de acuerdo en hacerlo busquen la ayuda de un profesional de la salud mental para iniciar terapia de pareja.

Finalmente ten en cuenta las siguientes palabras de Albert Ellis, fundador de la Terapia Racional Emotiva:

  «La infidelidad generalmente no destruye un matrimonio y es un motivo exagerado para terminar una relación». La ruptura se da por la sumatoria de diferentes circunstancias. Además, «Incluso cuando las personas actúen de manera desagradable hacia ti, no las condenes ni tomes represalias», porque «Errar es humano; perdonar a las personas y a ti mismo por el mal comportamiento es ser sensato y realista».

Conclusión

La infidelidad es el incumplimiento del acuerdo de exclusividad que hayan establecido los integrantes de la pareja. Un error que afecta a ambos, donde no hay una víctima ni un victimario. Tampoco es un motivo indudable para la ruptura, a menos que se le de un sentido catastrófico. Esto quiere decir que puede superarse con el acompañamiento psicológico apropiado.


¿Te has identificado con algún aspecto del contenido de este artículo?, con gusto te asesoraré de manera personalizada, sólo necesitas dar clic al siguiente enlace:

psicologia en linea que transforma vidas
Psicólogo Gabriel López
Psicología En Línea Que Transforma Vidas
Publicado en Infidelidad, Pareja.

Aprecio tu opinión, por favor deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.