estilo de vida saludable

Mente sana: Vida sana

Más allá de tu posición social, ingresos o bienes, de tu ubicación geográfica o contexto socio-cultural, tienes la libertad de escoger las creencias que te permitan alcanzar el estilo de vida más beneficioso para ti. La clave para tener una vida sana está en tener una mente sana.

Tu estilo de vida es el reflejo de la forma en que percibes al mundo, a los demás y a tu propia persona. Tus hábitos, actitudes, valores, preferencias, gustos y aficiones, derivan de tu visión de la vida.

Cómo te alimentas, cómo trabajas, cómo descansas, cómo te diviertes, cómo usas tu tiempo libre, cómo interactúas con otras personas, cómo te vistes, cómo defines tu rutina diaria, dependen de la manera en que piensas.

Estilo de vida saludable

Un estilo de vida sano o beneficioso está caracterizado por hábitos que te generan bienestar y equilibrio, más allá de la mera satisfacción. Puede ser satisfactorio comerte una enorme hamburgesa llena de carne grasosa, queso cremoso, salsas y encurtidos, pero, ¿te beneficia?, o, ¿permite que tu cuerpo esté en equilibrio?

Por esto es común que se asocien a una vida saludable los siguientes hábitos: llevar una dieta balanceada, realizar ejercicio físico periódico, descansar y dormir las horas suficientes para recuperarte, mantener adecuada higiene personal, tener en orden y limpios los espacios en los que te desenvuelves, finalmente, evitar acciones dañinas para tu salud física y mental.

Elegimos la vida que vivimos

Vivir de manera saludable es el resultado de tus elecciones, de aquello que decides comer, el trabajo que escoges desempeñar, la forma en que eliges descansar, los medios que usas para divertirte, las personas con las que te gusta relacionarte, la manera en que cuidas tu cuerpo, el modo en que buscas paz mental, etc.

Te recuerdo una de las ideas centrales de mi artículo «La felicidad es una elección»: Los hábitos o costumbres que tienes dependen de tus creencias sobre el mundo, los demás y acerca de ti mismo.

Vivir de una forma específica implica decidir consciente o inconscientemente los comportamientos que pones en práctica, basado en un sistema conductual más amplio, es decir, derivado de la cultura y la sociedad a la que perteneces. Sin embargo, en este mundo globalizado gracias al internet y redes sociales, puedes elegir entre una amplia variedad de opciones que pueden no encontrarse en tu entorno inmediato.

Puedes y debes elegir

Lo anterior significa que no estás obligado a replicar los comportamientos que tus padres o las personas que te criaron tenían en tu infancia o todavía tienen. Ni a seguir ciegamente las tendencias de tus amigos, compañeros de estudio o de trabajo. Tampoco a creer en todos los mitos populares que rondan en tu ciudad ni tomarte cuanta bebida milagrosa te dicen.

Puedes seleccionar qué costumbres se adaptan mejor a tu personalidad y condiciones, así como cuáles hábitos tienen el potencial de cambiar positivamente tu vida. Porque con tu móvil y una conexión a internet, literalmente tienes todo el conocimiento del mundo en la palma de tu mano. Para derrumbar las fronteras del saber popular, informarte adecuadamente y precisar los detalles de tu estilo de vida.

Creencias y estilo de vida

Queda claro que tu visión del mundo le da forma a tu estilo de vida, pues dicha visión es formada a su vez por tus creencias, que pueden ser racionales o irracionales.

Si crees que no mereces amor ni respeto: optas por descuidar tu alimentación o consumir sustancias que intoxiquen tu cuerpo. Si piensas que los demás son indeseables o constituyen una amenaza: prefieres evitar los deportes en equipo y los eventos sociales. Si consideras que el mundo es sólo un lugar terrible: te niegas a realizar actividades al aire libre.

Creencias racionales para una vida sana

Por el contrario, si aceptas que eres un individuo complejo, que tiene diversas capacidades y puede esforzarse por mejorar aquellos aspectos perjudiciales de su sistema de creencias, actitudes, comportamientos y relaciones: te predispones a cuidar de tu salud física y mental para avanzar en tu desarrollo personal. Puedes leer más al respecto en el artículo «Autoestima y autoaceptación».

Si consideras que otras personas pueden aportar positivamente a tu existencia: compartes actividades en grupo y tienes una vida social activa. Si decides enfocarte en los aspectos positivos del mundo y en lo que tú realmente puedes aportar para mejorar los negativos: disfrutas de diversos lugares o sucesos, mientras impactas favorablemente el medio ambiente y la vida de los demás.

Salud mental

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Organización Mundial de la Salud.

Se ha dicho muchas cosas acerca de la salud mental, pero algo en lo que diferentes teóricos están de acuerdo, es que no es igual a estar libre de trastornos psicológicos. Es decir, una persona sin enfermedades mentales puede sufrir psicologicamente y como consecuencia tener un estilo de vida desfavorable. Mientras que alguien con un desorden mental, con el tratamiento adecuado, puede disfrutar de una vida razonablemente buena.

Mente sana para una vida sana

Queda claro entonces que para alcanzar un estilo de vida saludable debes primero realizar las acciones necesarias para tener una mente sana: conocerte mejor, tener autonomía y, sobre todo, aceptarte incondicionalmente. Cuando lo logres, tu raciocinio, emociones y comportamientos frente a diferentes situaciones cotidianas cambiarán positivamente.

El conocimiento de tu propia persona te es útil para ser funcional, capaz y productivo. La autonomía te sirve para tomar decisiones importantes y avanzar en tus objetivos. La autoaceptación incondicional te permite manejar el estrés, tolerar la frustración, ser paciente, superar las dificultades y convivir en paz contigo mismo así como con otras personas.

¿Cómo tener una mente sana?

Debes empezar por entender que tus emociones, sentimientos, conductas y hábitos son reflejos de tus ideas, pensamientos o creencias. Algunas de ellas te dignifican, te dan equilibrio emocional y te impulsan a avanzar; mientras que otras te rebajan, te inestabilizan y obstaculizan tu camino.

El paso siguiente es poner en orden tus ideas, identificar los pensamientos racionales que aportan a tu bienestar para colocarlos en un lugar visible, así como, reconocer las creencias irracionales que intoxican tu mente y enviarlas a la basura. Pero esta labor de higiene mental toma tiempo y suele ser confusa, por eso, lo mejor es que acudas al psicólogo online para que te ayude.

Tips para tener una vida sana

  • Desinfecta tu mente de creencias virulentas o parasitarias, como «no merezco», «no puedo» o «tengo que hacerlo perfecto».
  • Haz de la constancia parte de tu rutina, con las repeticiones y series que sean necesarias para adquirir pensamientos más racionales y amorosos.
  • Oxigena tus pensamientos con ideas como: «sé que tengo defectos y cometo errores, pero eso no me hace inadecuado ni inservible, sólo humano. Puedo esforzarme por mejorar cada día sin sentir pena ni culpa».
  • Concéntrate en el presente, deshazte de las frustraciones por lo que no fue, los miedos por lo que podría ser, la ansiedad por lo que anhelas que sea y la preocupación obsesiva.
  • Vacúnate contra el temor al fracaso, porque fracasar es parte de la vida y del proceso de aprendizaje.
  • Nutre tus prioridades. Piensa cuáles son tus objetivos, escríbelos y organízalos en orden de importancia, mira cuáles pueden realmente ayudarte a mejorar tu vida y enfoca tus esfuerzos en ellos, los demás podrán esperar.
  • Fortalece la iniciativa y la perseverancia, inténtalo y no te rindas al primer tropiezo.
  • Finalmente, acepta lo que no puedes cambiar y sé firme en la determinación de transformar lo que sí puedes.

Conclusión

Se logra un estilo de vida saludable a través de una mente saludable. Transformando tu filosofía personal, es decir, convirtiendo tus creencias irracionales e insanas en ideas racionales y beneficiosas que armonicen con tus objetivos. Para lograrlo debes acudir al psicólogo online, que te brinda las estrategias necesarias para mejorar la manera en que vives la relación contigo mismo, con los demás y con el mundo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email

¿Necesitas acompañamiento psicológico? Con gusto te atiendo:

Aún no hay comentarios, agrega tu voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.